lunes, diciembre 27

Casa Bridle Road : Antonio Zaninovic Architecture Studio

La Casa de Bridle Road se ubica en un terreno excepcional en la base de Table Mountain, en Cape Town, Sudáfrica, que se encuentra rodeado en tres de sus lados por zonas verdes protegidas y vistas panorámicas de la ciudad y el puerto que se hallan más abajo.

El terreno yace paralelo a un barranco que rebosa de una densa vegetación y un arroyo que fluye desde las áreas verdes más arriba en la montaña, hasta los diques en la ciudad. 


La estructura de la casa, diseñada por el despacho Antonio Zaninovic Architecture Studio, se creo de manera que se integrara lo más posible al paisaje a su alrededor. Para ello, el acceso a la casa es a través de un patio escavado, con un estanque y que le da total privacidad de la calle y el vecino de al lado, además de proteger a los habitantes de la casa de los fuertes vientos que provienen del sur. Este patio lleva a la torre vestibular de 6 metros de alto que articula los diferentes elementos de la casa que se continúan a partir del punto central. Las recámaras se extienden a oeste por encima del barranco y los árboles; mientras que los espacios públicos y de entretenimiento se extienden hacia el norte en volado por encima del jardín y la alberca, y cuentan con maravillosas vistas del bosque, la ciudad y el océano. Al sur, la cocina y los cuartos de servicio cuentan con la protección de la ladera de la montaña.


El vestíbulo es además el centro de varios procesos que permiten que la casa funcione de manera eficiente. Un estanque reflectante lleno de agua de pozo fluye del interior al exterior al tiempo que viaja una brisa sobre el agua hacia el interior a través de ventanas bajas, lo que mantiene la casa fresca en verano. Ya afuera, el estanque se continúa como una cascada, que funciona como un filtro de la alberca natural más abajo y como una pantalla de agua para el cuarto de sauna que se encuentra atrás. Además, el techo del vestíbulo cuenta con componentes de captación y almacenamiento de energía solar que calientan el agua que fluye bajo el piso durante los meses de invierto, y proveen de agua caliente a lo largo de todo el año.


Además de diseñar la casa para que contara con una ventilación cruzada, el control de temperatura también se logra mediante la inclusión de cuartos semi-escavados que permiten que las temperaturas estables de la tierra hagan las veces de moderador climático. También se empleó cristal que repele el calor y volados en la parte norte que, en combinación con un cristal aislante en el sur mantienen el calor dentro o fuera, dependiendo de la temporada.

Para maximizar el potencial constructivo de la obra, la casa se construyó con materiales producidos localmente y se utilizó la artesanía y las técnicas nativas de la región. Se crearon senderos de jardín que conforman una conexión perfecta entre el interior y los jardines. La alberca natural utiliza plantas para filtrar el agua, ofreciendo la experiencia de nadar en un lago de agua cristalina. Los interiores fueron planeados cuidadosamente, no obstante, el estilo de la casa mantiene un estilo cómodo y relajado que aprovecha elementos nativos, tales como muros de paneles de madera local y piezas creadas por artesanos de la región.













Compartelo donde quieras:

Share |
Reacciones:

0 comentarios: