martes, diciembre 7

La Perla negra, una casa inspirada en las arquitecturas fantásticas de Escher

Por sus cualidades espaciales, la obra gráfica de Escher causa una extraordinaria fascinación en quien la contempla. Hasta hace poco las arquitecturas y objetos del artista de origen holandés, aunque representados para sugerir espacios tridimensionales, sólo podían existir y habitar al interior del ilusorio plano bidimensional, sin embargo, las firmas de arquitectura Studio Rolf.fr y Zecc Architects han decidido traerlos al mundo de la realidad en la ciudad de Rotterdam 

Los países bajos tienen una larga tradición pictórica y arquitectónica. Jan Van Eyck, Rembrandt, Franz Hals, Vermeer, Van Gogh, Piet Mondrian, Theo Van Doseburg, Gerrit Rietveld, Aldo Van Eyck y Rem Koolhaas -por mencionar sólo algunos personajes- son trascendentales en la historia del Arte Universal.

Aunque la variada producción artística de estos autores es un reflejo de la sociedad y la cultura holandesa, también establece un interesante gesto estético que plantea juegos espaciales que obligan a sus espectadores a mirar de forma más escrupulosa el paisaje, la arquitectura y sus interiores.


Si bien, el arte y la arquitectura de los países bajos desde la Edad media tuvieron como prioridad el estudio del espacio, fue Mauritius Cornelius Escher(1) quien llevó este trabajo a los extremos más inusitados al poner en tensión la superficie plana y el espacio tridimensional.


Escher realizó un exhaustivo análisis de las leyes de la perspectiva desarrolladas desde el renacimiento, trabajo que le permitió descubrir nuevos parámetros espaciales para así conformar arquitecturas imposibles y objetos fantásticos.


Por sus cualidades espaciales, la obra gráfica de Escher causa una extraordinaria fascinación en quien la contempla, en ella el país de las maravillas acaba transformándose en realidad. Para el desarrollo de su trabajo, el artista confrontó un conflicto que supone toda representación espacial; la representación del espacio tridimensional en una superficie plana de dos dimensiones.

Las arquitecturas imaginarias del artista holandés surgen de la fragmentación de la superficie en patrones regulares que, meticulosamente son camuflados o transformados con algún recurso que hace que la estructura que conforma el espacio se extienda al infinito.
La partición del espacio en los dibujos de Escher se lleva a cabo a partir de formas estrictamente matemáticas que progresivamente van convirtiéndose en formas y elementos reconocibles: personajes, animales, plantas, elementos arquitectónicos, edificios, etc.


Hasta hace poco tiempo las arquitecturas y objetos de Escher, aunque representados para sugerir espacios tridimensionales, sólo podían existir y habitar al interior del ilusorio plano bidimensional, sin embargo, las firmas de arquitectura Studio Rolf.fr(2) y Zecc Architects han decidido traerlos al mundo de la realidad en la ciudad de Rotterdam.
Este capricho arquitectónico, casa-estudio del propio arquitecto Rolf, se llevó a cabo en un antiguo edificio abandonado de tres pisos de altura, construido hace más de 100 años.


La casa, denominada como “Perla Negra” por el color de su fachada, fue remodelada en su estructura base y sus espacios y elementos arquitectónicos interiores fueron demolidos y reconfigurados según los elementos característicos de los dibujos del artista holandés: techos que se funden con los pisos, escaleras que no conducen a ninguna parte, ángulos pronunciados y caminos que suben y bajan al mismo tiempo. Así también, a lo largo de la casa hay elementos como: barandales, puertas, balcones, ventanas y escaleras que se repiten para confundir al ojo del espectador.


En la parte más baja de la casa está ubicado el estudio de Rolf y detrás de éste hay un jardín de bambú. En la segunda planta se ubica la cocina y una sala de estar, mientras que en el tercer piso se ubica el área privada de la casa, integrada por la suite principal. En la parte más alta de la casa hay unas escaleras que conducen a la azotea, en la que se encuentra un invernadero y un jacuzzi. 
 
 
 







 

1. Mauritis Cornelius Escher. Nació Leeuwarden, Holanda, en el año de 1898. Estudio en la Escuela de Arquitectura y Diseño Ornamental de Haarlem y viajó por diversos países de Europa, entre ellos Italia, Suiza, Bélgica, Francia, España.
A raíz de una viaje que realizara a la Alambra, encontró una de sus mayores fuentes de inspiración: la geometría. En el arte árabe analizó con detenimiento las formas de los mosaicos e hizo un descubrimiento fundamental: la partición periódica de la superficie. De esta manera, formas estrictamente matemáticas se convierten en formas reconocibles del mundo vegetal, animal y humano.
Comenzó a construir un universo propio, caracterizado por la geometrización de las formas y de los espacios y su obra se mantuvo al margen de los movimientos y tendencias del siglo XX. Condensó su experiencia en el libro La división regular del plano, en el que explica sus diferentes procedimientos técnicos de partición teórica del espacio.
Mauritis Cornelius Escher falleció en Baarn, en su país natal, el 27 de marzo de 1972.

2. Studio Rolf.fr. Estudio de arquitectura holandés fundado en el año 2009. El tema principal del trabajo de esta firma de arquitectura es la simbiosis, que se traduce en la combinación, mezcla o intersección de objetos y elementos arquitectónicos y mediante la aplicación de diferentes materiales para que interactúen con otros elementos visuales y técnicos.

Share |
Reacciones:

0 comentarios: