lunes, diciembre 6

Teatro Auditorio Buero Vallejo / Ángel Verdasco

Situado en una parcela irregular entre el casco histórico y el recinto universitario, el Teatro Auditorio está rodeado de viviendas y edificios universitarios, en un tejido con poco carácter.

La primera decisión consiste en utilizar toda la parcela, colocando el programa en los bordes y logrando una condición de “perímetro máximo” que le confiere unicidad y entenderse como un conjunto completo.


Se alinea con el aulario general y tiene el acceso principal en la calle con circulación más activa. En la parte superior de la parcela, un acceso peatonal establece una relación directa con el casco, solucionando así la diferencia de cota existente y creando un atado de terrazas y jardines con el auditorio. Por último, la calle secundaria libera al acceso principal de las actividades de carga, descarga y estacionamiento.

El programa se reduce básicamente a las salas, los usos complementarios y el estacionamiento. Dos elementos, vestíbulo y zonas peatonales, interrelacionan y vinculan las piezas perimetrales.


Las diversas actividades tienen una forma acorde con el uso que requieren. Sin embargo el vestíbulo es más bien un resultado y se puede entender como un residuo “sin forma” específica. La caja escénica se aleja de la calle principal y se camufla con la cubierta de zinc que “amarra” todo el conjunto, en un intento de hacer perder forma a un elemento tan reconocible.


Se pretende entrar en un mundo interior que aísle de los alrededores y se concentre en el espectáculo (artístico y social) que se va a presenciar. La colocación estratégica de huecos impide ver el exterior construido y permite ver patios-jardín y trozos de cielo. Un exagerado cambio de escala al entrar al foyer, nos descubre ese mundo interior.


La sala principal (para 1006 personas) de proporciones ortodoxas (doble cuadrado y anchura igual a altura) garantiza unas condiciones acústicas probadas. Según la actividad a realizar (teatro, auditorio, congresos o cine) se prevé la división mecánica mediante paneles insonorizadores, independizándo platea y anfiteatro. Una sala para actividades complementarias (160 personas) comparte con la principal cabinas de proyección y traducción, evitando duplicar costosas instalaciones.

Las fachadas, de hormigón en masa con rehundidos, confunden cerramiento y estructura aproximándose a la condición de tejido y forma. La fachada sur, sobre los patios, es el negativo de las otras.

Share |
Reacciones:

0 comentarios: