domingo, diciembre 12

Una casa con vida propia

Alex de Rijke, fundador y director de Arquitectos dRMM (Londres) ha diseñado un ingenioso modelo habitable, una vivienda que se desliza y muta su forma de manera automática. El cliente requería en su encargo que su futura casa de vacaciones tuviera la capacidad de transformarse de un volumen cerrado a uno totalmente vidriado, con solo pulsar un botón. El diseño comienza con la creación de tres volúmenes lineales separados por patios interiores. Para dar forma al modelo se escoge utilizar una cáscara móvil de acero, aislamiento, y luego madera.






Todo esto sostenido por un sistema móvil impulsado por cuatro baterías de auto ocultas por los paneles solares bajo la cubierta.


Compartelo donde quieras:
Reacciones:

0 comentarios: