viernes, marzo 4

Una «megaciudad» de oficinas junto a la A-2 – ABC.es (Madrid, España)

Publicado en , ,   con  No hay comentarios     Modificar




Llena de zonas verdes, carriles bicis, servicios y edificios respetuosos con el medio ambiente. Así es «Pegaso City», llamada a convertirse en la primera ciudad empresarial de España. El complejo, de 40 hectáreas y 500.000 metros cuadrados de suelo edificable, se encuentra ubicado en la zona de la antigua fábrica de Iveco-Pegaso, en la A-2, muy cerca del aeropuerto. Lo recalificó el Ayuntamiento en 2005, y supone una superficie 1,5 veces superior que la del Campo de las Naciones. Desde entonces, sus actuales gestores, el fondo holandés European Property Development Group, no han parado de trabajar en el proyecto. Su principal objetivo es que «Pegaso City» ofrezca a sus clientes la posibilidad de construir sus sedes corporativas a su imagen y semejanza, pero siempre bajo un concepto de sostenibilidad medioambiental.


El entorno y la felicidad

Con esto lo que se pretende es, según la directora comercial del proyecto, Mercedes Guijo, que «aquellos que vengan a trabajar a “Pegaso City” lo hagan de una manera diferente». «Existen numerosos estudios que demuestran que el entorno contribuye a la felicidad de las personas y al incremento de la productividad», añade. Para lograrlo los gestores del proyecto han contratado al estudio «West 8», una compañía holandesa especializada en diseño paisajístico, que también interviene en el proyecto Madrid Río. El resultado, prosigue, «es que “Pegaso City” dispone de una gran cantidad de zonas verdes que invitan a pasear, montar en bici de una oficina a otra, y hasta practicar deporte», asegura Guijo.

Y si el exterior es importante, más lo es el interior. Todos los edificios se han proyectado para que consten de la certificación «Leed Oro» de sostenibilidad. «Esto supondrá un ahorro del 26% en el consumo energético respecto a un edificio convencional —expone Guijo—, mediante la construcción de fachadas eficientes, con características especiales de aislamiento térmico y sol, y desde el conjunto de las instalaciones del edificio».
La diferencia radica «en la implantación de automatismos que permiten, por ejemplo, el apagado automático de la iluminación artificial cuando la luz natural es suficiente». El certificado también supone la instalación de paneles solares térmicos y fotovoltaicos por encima de lo exigible por normativa.

Asimismo, el sello hace especial hincapié en el ahorro de agua. Exige, entre otras cosas, consumos muy limitados en sanitarios (descargas, lavabos...), o el aprovechamiento de la lluvia para riego. Además, conlleva la plantación de especies vegetales de bajo consumo en zonas ajardinadas.

Otros aspectos medioambientales que cuidan con especial atención, relata Guijo, «son la limitación de la contaminación lumínica, o el control del origen de los materiales, que en el caso de las maderas, deben contar con la certificación “Forest Stewardship Council's (FSC)”».

El confort de los usuarios también lo promueven mediante la implantación de zonas para aparcamiento de bicicletas, y la prohibición de fumar a menos de 8 metros de la fachada del edificio. La otra gran característica del proyecto es construir edificios «a la carta»: «Se adaptan las oficinas a las necesidades de los empresarios. Unos necesitan salas de formación, otros salas versátiles, otros un auditórium... uno nunca es igual al otro». «Las empresas pueden desarrollar su idea de sede corporativa; es como hacerse un traje a medida», añade.
Para ello, el complejo pone a disposición de sus clientes distintas superficies de suelo y equipos de arquitectos. «Damos a elegir entre una cartera compuesta de los mejores profesionales, así como la posibilidad de comprar los metros que cada compañía precisa, respetando los cánones de sostenibilidad de “Pegaso City”».

Otro de los beneficios de este proyecto es que ofrece la posibilidad de reubicar a todos los empleados en la misma oficina. «Este es un concepto —explica Guijo— aún no muy extendido en España, pese a que tenemos buenos ejemplos de empresas que están apostando por la reubicación de sus trabajadores en edificios únicos o en “ciudades”, como el Banco Santander, Telefónica, Renault o BBVA».

Los directores inmobiliarios, concluye, «son conscientes de las ventajas que esto supone a la hora de reducir costes y mejorar la imagen corporativa de la empresa, al crear equipo entre los trabajadores de distintos departamentos. Muestra de ello es nuestro primer cliente, AENA». «Pegaso City» se encuentra en la primera fase: se han construido dos edificios de 10.000 metros cuadrados, uno diseñado por Lamela y otro por Rafael de la Hoz, y un tercero repartido en dos bloques de 5.000 metros cuadrados cada uno, ideados por Gabriel Allende.
Reacciones:

0 comentarios: